Origen e historia del vibrador

0
277

A día de hoy prácticamente todas las mujeres tienen o han utilizado algún vibrador en su vida. Hace unos años era bastante raro encontrar mujeres que lo reconocieran (hoy en día muchas siguen sin reconocerlo por vergüenza), pero poco a poco está mucho más normalizado. EL vibrador parece algo bastante moderno, pero en realidad ya lleva bastantes años en el mercado y ha ido evolucionando con los años. En este artículo vamos a hablar sobre como apareció el vibrador eléctrico y su evolución hasta nuestros días.

Origen del vibrador

No se sabe la fecha exacta en la que se creó el primer consolador, pero parece ser que los hallazgos más antiguos se encuentran en las iglesias. En aquella época el placer sexual estaba completamente prohíbo y mucho más en las iglesias. Tuvieron que pasar muchos años hasta que finalmente se normalizara el uso de estos aparatos. No fue hasta 1870 cuando el británico Joseph Mortimer Granville patentó el primer vibrador electromecánico, aunque al contrario que en la actualidad, su objetivo no era el placer, sino la terapia médica. Joseph desarrolló este aparato con el objetivo de tratar patologías que aceptaban a los nervios de los pacientes. No solo se utilizaba en la vagina, sino también en la garganta, estómago y nariz, entre otras zonas.

Evolución del vibrados hasta la actualidad

Desde la creación del británico, tuvieron que pasar dos décadas hasta que la compañía Hamilton Beach lanzara el primer vibrador eléctrico de manera comercial. Parece curioso, pero en ningún momento de la historia de este aparato, este fue vendido con propósitos sexuales.

Pasados unos años y con los avances de la medicina, los expertos llegaron a la conclusión de que todos los alivios que generaban los vibradores eran infundados y completamente mentira. Fue por esto que la fama de estos productos empezaba a decaer y los vendedores tuvieron que darle una vuelta a sus anuncios para que los vibradores siguieran siendo un gran atractivo para el público. Fue en este momento cuando se comenzó a dar un enfoque sexual a los vibradores. La forma que los vendedores encontraron de seguir vendiendo vibradores fue el mostrar que podían utilizarse con fines sexuales, para dar placer. Parece que la estrategia les funciono, ya que a día de hoy siguen siendo populares, de hecho, casi todas las mujeres tienen uno de estos.

A medida que este aparato fue tornándose hacia un juguete sexual, comenzó a desaparecer de los catálogos de tiendas y supermercados y comenzó a comercializarse en tiendas especializadas. Así es como surgieron los famosos “sex shops”. En sus orígenes el vibrador era un aparato utilizado como terapia médica y en la actualidad ha pasado a ser un juguete sexual. El sexo ha sido un tema bastante demonizado en la historia, lo cual ha provocado que las mujeres se sientan algo retraídas a la hora de hablar de esto. No cabe duda de que el placer sexual le gusta a todo el mundo, y un vibrador es un objeto excelente para cualquier mujer.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí